Discursos

12 Marzo
2015

PARTICIPACIÓN DEL DOCTOR ENRIQUE OCHOA REZA, EN EL 28 CONGRESO MEXICANO DE LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN (CMIC)

 

México, D.F., 12 de marzo de 2015.

 

 

 

Señoras y señores, muy buenos días.

 

Es un verdadero honor para mí estar el día de hoy en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

 

Agradezco mucho esta invitación y la posibilidad de estar con todos ustedes, y compartir los retos, las oportunidades que tiene la Comisión Federal de Electricidad en el contexto de la Reforma Energética.

 

Comienzo por agradecer al Presidente del Consejo de Administración de la Comisión Federal de Electricidad, el Secretario Pedro Joaquín Coldwell, todo el apoyo y la dirección y la coordinación que ha tenido a favor de la Comisión Federal de Electricidad en el contexto de cambio que estamos viviendo.

 

Agradezco la oportunidad al ingeniero Luis Zárate, al ingeniero Óscar Vázquez, a Tomás Islas, a mi amigo Gustavo Hernández, con quien compartí el trabajo de hidrocarburos y la responsabilidad, y luego como Subsecretario en la Secretaría de Energía.

 

Y permítanme antes de empezar, reconocer la presencia de un gran Director de la Comisión Federal de Electricidad, el ingeniero Guillermo Guerrero Villalobos, que ha sido Director de CFE y CONAGUA, mi reconocimiento.

 

Permítanme apoyarme en 10 láminas de Power Point para aprovechar bien los 15 minutos que tengo del programa sobre los cambios que vive la Comisión Federal de Electricidad.

 

Este es el Sistema Nacional de Gasoductos, al que ya ha hecho referencia el señor Secretario, este es el mapa que teníamos en el 2012 y es importante para poner el punto de partida de dónde venimos y a dónde vamos.

 

Este Sistema Nacional de Gasoductos, para todos los que son ingenieros en esta reunión, que es como un subsistema, no está interconectado, no tiene elementos de redundancia; todos los demás advertimos que no es nacional; la mitad del territorio nacional no cuenta con infraestructura de gasoductos, entonces tenía como nombre Sistema Nacional de Gasoductos y donde claramente le hacían falta elementos técnicos y de cobertura territorial para poder merecer ese nombre.

 

 

 

Y una de las razones por las que tuvimos alertas críticas de gas natural como país en el 2012 y 2013, es que nos faltaba capacidad de transporte de gas natural para aprovechar también la cercanía que tenemos con un mercado potente de gas natural al norte del país.

 

En consecuencia, aquí había un reto muy significativo. Como ya señalaba el señor Secretario, llevamos ya, gracias a la estrategia del suministro de gas natural impulsada por el Presidente Enrique Peña Nieto, 20 meses sin alertas críticas. ¿Cómo ha sido posible esto?

 

El Gobierno de la República, de manera muy coordinada con la Secretaría de Energía, ha puesto a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad a llevar a cabo procesos licitatorios públicos y transparentes para que se construya más infraestructura de gasoductos.

 

El Programa Nacional de Infraestructura del Presidente Peña Nieto impulsa el incremento en 75 por ciento de la infraestructura de transporte de gas natural en el país de aquí al 2018.

 

Con los proyectos que se están impulsando actualmente por parte de PEMEX y la CFE, del brazo del sector privado nacional e internacional, ya tenemos proyectos que en fase de construcción o de licitación equivalen a un incremento del 54 por ciento de la infraestructura de gasoductos en el país.

 

Un mandato que tenemos en la Comisión Federal de Electricidad, a partir del Consejo de Administración que preside el Secretario de Energía, es que en este proceso de construcción de los gasoductos haya un contenido nacional del 50 por ciento.

 

Estamos convencidos en la Comisión Federal de Electricidad de que la Reforma Energética se debe de traducir en oportunidades de amplio desarrollo para la ingeniería mexicana, para la productividad mexicana y para la creación de empleos en México.

 

Por esa razón, al menos el 50 por ciento de cada uno de los gasoductos tiene contenido nacional, pero hemos registrado ya varios, por ejemplo los Ramones de PEMEX, que fue del 100 por ciento de contenido nacional.

 

Permítanme mostrarles una parte del territorio nacional que se beneficia con la construcción de gasoductos. En el mapa original que vimos del 2012 los estados de Sonora y Sinaloa no tenían infraestructura de gasoductos, actualmente se están construyendo más de dos mil 300 kilómetros de gasoductos en lo que llamamos el Sistema Integral Norte-Noroeste, que incluye los estados de Chihuahua, Sonora y Sinaloa. Es una inversión de 2 mil 800 millones de dólares, alguna parte de estos ya están en operación, otros más están en construcción, y en los años 2015 y 2016 todo este sistema estará listo y operando.

 

Ahora bien, a partir de este sistema norte-noroeste, se han anunciado 11 procesos de licitación, algunos de los cuales ya están asignados, otros están en curso, que equivalen a inversiones de 5 mil 200 millones de dólares. Son más de 2 mil 300 kilómetros de gasoductos adicionales que, por su diseño y atendiendo al Programa Nacional de Infraestructura, lo que forman son sistemas regionales que nos permiten incorporar, integrar a distintas regiones entre sí para darle redundancia al sistema e integrarlo al resto del esquema nacional.

 

Conforme evoluciona el desarrollo del Programa Nacional de Infraestructura, seguiremos llevando esta infraestructura de gasoductos del norte hacia el Bajío, hacia el centro y hacia el sur del país, en ese orden secuenciado precisamente, para poder bajar molécula de norte hacia el centro y hacia el sur.

 

Conforme entran en operación estos gasoductos, creando un beneficio adicional, que es liberar gas que se utilizaba del sur hacia el norte del país a través de los ductos que originalmente tenía PEMEX y ahora administra CENAGAS, nos permiten tener mayor flexibilidad en el sistema en su conjunto.

 

Cada gasoducto que incorpora gas adicional de norte a sur, libera gas que antes iba de sur a norte, y eso alimenta a la región Bajío, al centro del país, para seguir evitando alertas críticas y garantizar no sólo el suministro a nuevos estados de la República donde antes no había infraestructura de gasoductos, sino también a aquellas regiones del país que ya contaban con gas natural, a través de estas inversiones podrán garantizar su suministro futuro.

 

¿Qué hacemos con los gasoductos en CFE? Primer punto. Los gasoductos son propiedad privada, no son de CFE. La CFE lo que tiene es contrato de transporte de gas natural para recibir molécula, igual y donde antes no teníamos acceso al gas natural. Y sobre estas direcciones que tienen ahora los gasoductos, lo que está haciendo CFE es convertir las centrales que antes utilizaban combustóleo para que ahora también puedan utilizar gas natural.

 

En este mapa podemos apreciar siete centrales de generación, de la Comisión Federal de Electricidad, que equivalen a 4 mil 600 megawatts que están en proceso de reconversión, para que puedan utilizar gas natural. Es una inversión aproximada a los 200 millones de dólares. De los siete proyectos, dos ya están listos, tres más están en construcción y dos más estarán en procesos de licitación este año. En consecuencia, los siete proyectos estarán listos para cuando esté el gas natural disponible en su región.

 

Y permítanme compartirles unos datos de lo que significa en ahorro de costos de generación de energía eléctrica para la CFE el poder contar con el gasoducto y con la conversión de la central.

 

 

 

Verán ustedes, esta misma central utilizando combustóleo, genera energía eléctrica a mil 520 pesos el megawatt/hora. Una vez que se tiene el gasoducto y se convierte para usar gas natural, puede generar a 575 pesos el megawatt/hora. Es decir, pasamos de mil 520 pesos a 575 pesos el costo. Es una disminución muy considerable que además nos permite tener menor impacto en el medio ambiente y ofrecer a los consumidores del país energía eléctrica de menor costo.

 

Pero aún hay más. Contando con la infraestructura de gasoductos como hemos conversado, también es posible licitar, construir y poner en operación nuevas centrales del ciclo combinado que pueden utilizar el gas natural y generar energía eléctrica con tecnología de punta.

 

De hecho, la Comisión Federal de Electricidad promueve seis nuevas centrales del ciclo combinado. Es una inversión conjunta por 5 mil 750 millones de dólares que incrementa en 4 mil 600 megawatts la capacidad instalada de ciclo combinado que utiliza gas natural.

 

Refiriéndonos a la oportunidad de precios, una central del ciclo combinado nos permitirá generar a 370 pesos el megawatt/hora conforme a los precios actuales.

 

Veamos en la siguiente lámina los precios de la generación de combustóleo, de la generación del gas natural en plantas convertidas y de la generación con gas natural en plantas de ciclo combinado, les presento datos en el mes de junio del 2014, de diciembre del 14, y en enero y febrero del 2015.

 

Como ustedes verán en la columna del combustóleo siempre es más caro generar con el combustóleo que generar en centrales convertidas de gas natural, y siempre es más barato una central de ciclo combinado que una central convertida de gas natural. De ahí que la estrategia hacia adelante para reducir los costos de generación de la Comisión Federal de Electricidad nos arroja la siguiente secuencia:

 

Primero, el impulso al sector privado nacional e internacional para construir los gasoductos que nos permitirá tener acceso a gas natural en regiones donde antes no teníamos acceso a esto.

 

Segundo, continuar con la estrategia de convertir las centrales de generación de combustóleo para que ahora puedan utilizar los dos combustibles, para que también puedan utilizar gas natural.

 

Y el tercero, llevar a cabo los procesos de licitación, construcción y puesta en operación de las centrales del ciclo combinado que nos permitan aprovechar este suministro de gas natural con tecnología de punta.

 

 

 

En consecuencia, bajo los precios actuales pasaríamos de mil 520 pesos el costo de generación por megawatt/hora a 570 pesos, a 370 pesos. De ahí que hay la oportunidad, a través del acceso a gas natural y nueva infraestructura, para reducir los costos de ingreso.

 

Ahora bien, uno de los elementos fundamentales del sistema eléctrico es la diversificación en el parque de generación. Es muy importante aprovechar las oportunidades que nos da la Reforma Energética para que la Comisión Federal de Electricidad mantenga un firme compromiso para la generación de energías renovables.

 

Por esa razón, la Comisión Federal de Electricidad impulsa 15 proyectos renovables, con una capacidad instalada cercana a los 2 mil 700 megawatts y con una inversión cercana a los 4 mil 800 millones de dólares. Estas inversiones en centrales hidroeléctricas, parques geotérmicos y centrales eólicas, permitirá a la Comisión Federal de Electricidad incrementar en 20 por ciento la capacidad de generación renovable que tiene el país.

 

Para poder llevar la energía eléctrica de donde la generamos a los centros de consumo industrial, comercial y doméstico, es necesario, como ya señaló el Secretario de Energía, fortalecer la infraestructura de transmisión y de distribución de energía eléctrica. Para ello, se impulsan 16 proyectos de transmisión y de distribución con inversiones cercanas a los mil millones de dólares.

 

Uno de los retos fundamentales que tiene el sistema eléctrico nacional es reducir las pérdidas técnicas y no técnicas que tiene nuestro sistema.

 

Verán ustedes, en México perdemos 15 por ciento de nuestra capacidad de energía eléctrica a través de las líneas de transmisión y de distribución. El año pasado pudimos bajar este porcentaje al 14 por ciento. El compromiso es disminuir en un punto porcentual estas pérdidas para terminar esta demostración en los niveles entre el 10 y el 11 por ciento, para que la próxima generación de mexicanos puedan llevar esa disminución de pérdidas técnicas y no técnicas a niveles entre el 6 y el 7 por ciento, que es donde están los países de la OCDE, que es donde debe de estar el sistema eléctrico nacional.

 

Las pérdidas técnicas y no técnicas de 14 por ciento que se registraron en 2014, significaron para México 49 mil millones de pesos en pérdidas, por esa razón estas inversiones y construir juntos una cultura de pago justo y oportuno, es fundamental para el desarrollo del sistema eléctrico nacional.

 

La Comisión Federal de Electricidad continuará aprovechando las oportunidades que da la Reforma Energética para reducir las pérdidas técnicas y no técnicas, tanto en transmisión como en distribución.

 

Permítanme concluir esta presentación mostrando la gráfica de reducción de tarifas eléctricas que se ha registrado, al comparar las tarifas de marzo del año pasado con las tarifas de marzo de este año.

 

En las tarifas industriales la disminución es entre el 18 y el 26 por ciento, en las tarifas comerciales la disminución es entre el 7.5 y el 16 por ciento.

 

En las tarifas domésticas de alto consumo la reducción es del 7.5 por ciento y en las tarifas domésticas de bajo consumo que, como bien ha señalado el Secretario de Energía, tradicionalmente se incrementaron en 4 por ciento de manera anual, del 2006 al 2014, en este año, en el 2015, no subirán, y de hecho, por decreto del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, han disminuido en 2 por ciento.

 

Señoras y señores:

 

La Reforma Energética establece un claro compromiso para la Comisión Federal de Electricidad de lograr un objetivo: ofrecer a todos los mexicanos un servicio de energía eléctrica de mejor calidad, de menor costo y más amigable al medio ambiente.

 

Yo le agradezco a todos los aquí presentes la oportunidad que le dan a la Comisión Federal de Electricidad de trabajar con ustedes, de poder incorporar las buenas ideas que tiene el sector privado para poder impulsar procesos licitatorios, procesos de construcción de infraestructura y puesta en operación, que estén a la altura del reto que enfrentamos como país.

 

Mi agradecimiento. Muchas gracias.

 

--o0o--

[ Descargar ]
Proyectos de infraestructura Suscripción RSS ¿Y tu, ya estás ahorrando energía?