Discursos

11 Marzo
2015

PALABRAS DEL DIRECTOR GENERAL DE LA COMISIÓN FEDERAL DE ELECTRICIDAD, DOCTOR ENRIQUE OCHOA REZA, DURANTE LA FIRMA DEL CONVENIO CON EL TEC DE MONTERREY.

México, D.F., 11 de marzo de 2015.

 

 

 

Dr. Enrique Ochoa Reza: Señoras y señores, muy buenas tardes a todos ustedes.

 

Muchas gracias por permitirnos la oportunidad a los funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad de estar el día de hoy con todos ustedes.

 

Agradezco muy sentidamente al ingeniero Salvador Alba la oportunidad de firmar un convenio de capacitación, investigación aplicada y de intercambio académico y profesional con el Tecnológico de Monterrey.

 

Al doctor Alejandro Poiré, mi reconocimiento por su trayectoria académica y como un destacado funcionario público al Servicio del Estado Mexicano. Y qué mejor que poder trabajar con la Escuela de Gobierno y Transformación Pública en el contexto de la Reforma Energética, que tantos cambios traerán para el país.

 

Muchas gracias, doctor Poiré.

 

Al doctor Arturo Molina y al doctor Osvaldo Micheloud, pues muchas gracias por la oportunidad y entiendo de muchos años ya de trabajo con la Comisión Federal de Electricidad, preparando múltiples generaciones de mexicanos para el servicio del país.

 

Quisiera aprovechar esta oportunidad para no sólo hablar de las oportunidades que tendrá el Convenio que firmamos el día de hoy, sino también contextualizarlo en los cambios que ha señalado ya el doctor Poiré, que vive la Comisión Federal de Electricidad, en el marco de la Reforma Energética.

 

Como saben ustedes, uno de los grandes retos del sector eléctrico nacional son las altas tarifas que tiene nuestro país, y las tarifas son consecuencia de los altos costos de generación y obviamente de los problemas que tenemos con las pérdidas técnicas y no técnicas en la transmisión y distribución de energía eléctrica.

 

Pues bien, en el contexto de la Reforma Energética, es claro que el objetivo que tiene la Comisión Federal de Electricidad, como empresa productiva del Estado, es poder ofrecer un servicio de energía eléctrica de mayor calidad, de menor costo y donde sus procesos sean más amigables con el medio ambiente.

 

Y permítanme compartirles unos datos.

 

Si ustedes contrastan las tarifas de energía eléctrica, de marzo del año pasado con las de marzo de este año, hay una reducción en las tarifas industriales, entre el 18 y el 26 por ciento.

 

Si ustedes hacen un contraste con las tarifas comerciales del año pasado, con las tarifas de este año, hay una reducción entre el 7.5 por ciento y el 16 por ciento.

 

Y si hacen un contraste con las tarifas domésticas de alto consumo, hay una reducción del 7.5 por ciento.

 

En cuanto a las tarifas de bajo consumo, las que tienen mayor nivel de subsidio en el país, y que tradicionalmente del 2006 a la fecha habían subido en 4 por ciento anual, en este año 2015 no habrá aumento, y de hecho, por decreto del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, han bajado en 2 por ciento.

 

En consecuencia, a partir de la aprobación de la Reforma Energética, las tarifas de energía eléctrica han disminuido para los sectores industrial, comercial y doméstico.

 

¿Cómo es que se ha logrado esto? Les comentaba yo que uno de los elementos más importantes en las tarifas de energía eléctrica, es el alto costo de los combustibles que utilizamos para generar electricidad.

 

Pues bien, México tenía la tendencia de utilizar combustóleo y diésel en una parte importante de la capacidad instalada, o sea, que el 21 por ciento de la capacidad instalada del país en el 2012, utilizaba combustóleo o diésel para generar energía eléctrica.

 

El combustóleo y el diésel son altamente contaminantes, y son mucho más caros que otros combustibles alternativos.

 

En cambio, el gas natural se ha vuelto un combustible poco contaminante, y además de precio muy competitivo.

 

En Estados Unidos se ha vuelto un combustible referente, no sólo para generar energía eléctrica, sino para encabezar procesos de reconversión industrial para que sea más competitiva la industria.

 

En México no hemos tenido la posibilidad de utilizar más gas natural, porque, recordarán ustedes, tuvimos durante el 2012 y principios del 2013, 35 alertas críticas que restringían el uso del gas natural en el Norte del país y en el Bajío principalmente.

 

Y eso afectaba las finanzas del sector industrial, comercial, pero también de la Comisión Federal de Electricidad.

 

Por las alertas críticas de aquellos años, la Comisión Federal de Electricidad, tuvo que gastar un billón de dólares, es decir,  mil millones de dólares más en combustibles, porque tuvimos que generar energía eléctrica con más combustóleo.

 

¿Qué está sucediendo ahora? Del 2012 al 2014, la Comisión Federal de Electricidad ha reducido en 43 por ciento el uso del combustóleo.

 

¿Cómo se ha dado esto? Porque el país ahora cuenta con una estrategia de suministro oportuno de gas natural, impulsada por el Presidente Enrique Peña Nieto y coordinada por el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, que se ha traducido en que llevamos 20 meses sin alertas críticas en el país.

 

Es decir, ha habido suficiente gas natural para el consumo del sector eléctrico y también para el consumo del sector industrial en México.

 

Y por eso es importante que hacia adelante continuemos construyendo más gasoductos en México, para poder transportar más gas natural, hacia regiones del país que no han tenido acceso a ese combustible, o bien, a regiones del país, como es Nuevo León, donde ha habido gas natural, pero con la nueva infraestructura garantizarle el suministro futuro de manera oportuna de gas natural.

 

Por otro lado, tenemos que seguirle apostando a las conversiones de las centrales que antes utilizaban combustóleo, para que ahora, en las mismas rutas donde hay gasoductos, puedan generar energía eléctrica, también con gas natural.

 

De hecho, ese cambio tecnológico, de contar con gasoductos y hacer la conversión, nos permite pasar de costos de generación con combustóleo en mil 520 pesos el mega watt/hora, abajo de 600 pesos el mega watt/hora, es decir, cuesta una tercera parte el poder generar energía eléctrica, si contamos con gasoductos y con centrales convertidas para que utilicen gas natural.

 

Pero de hecho, si además de esto se lleva a cabo un proceso de licitación, construcción y operación de centrales de ciclo combinado que utilicen gas natural, pero con tecnología de punta, el costo del megawatt/hora, está cercano a los 300 pesos.

 

En consecuencia, podemos pasar de los mil 520 pesos, a cerca de los 500 pesos, a cerca de los 300 pesos, contando con gas natural, con gasoductos, con conversiones y con inversión en tecnología.

 

De ahí que la Comisión Federal de Electricidad está impulsando 11 proyectos de transporte de gas natural, con inversiones cercanas a los 5 mil 200 millones de dólares. Se está invirtiendo la conversión de siete centrales de generación de combustóleo a gas, con inversiones de 200 millones de dólares, y se están invirtiendo en seis nuevas centrales de ciclo combinado, que son inversiones cercanas a los 5 mil 750 millones de dólares, para poder generar con gas natural con mejor tecnología.

 

Todas estas medidas nos van a permitir tener una tendencia de reducción de costos en generación, que se traslada en mejores tarifas para los sectores industrial, comercial y doméstico.

 

Finalmente, uno de los retos muy importantes hacia adelante, es diversificar nuestro parque de generación de energía eléctrica. Y en consecuencia, debemos de también invertir en energías renovables.

 

La Comisión Federal de Electricidad, está impulsando 15 proyectos de energía renovable, centrales hidroeléctricas, campos eólicos y campos geotérmicos, con inversiones cercanas a los 4 mil 100 millones de dólares, precisamente para poder contar con mayor capacidad instalada de energía renovable, y que la Comisión Federal de Electricidad para finales del 2018, pueda incrementar en 20 por ciento su capacidad instalada en hidroeléctrica, geotérmica y eólica.

 

En consecuencia, señoras y señores, el propósito de la Reforma Energética, es ofrecer un servicio de mayor calidad, de menor costo y con un proceso mucho más amigable al medio ambiente, que se logrará con más inversiones en tecnología de gas natural y con mayor tecnología, con mayores capacidades de generación en energía renovable.

 

Señoras y señores, todos estos cambios tecnológicos, son posibles gracias al talento de las mujeres y los hombres que trabajan en la Comisión Federal de Electricidad.

 

Por esta razón es fundamental para el futuro de la CFE poder contar con convenios como el que hoy firmamos con el Tecnológico de Monterrey, para impulsar la capacitación y la construcción de mayor talento para aprovechar las oportunidades que trae la Reforma Energética y hacerle frente con éxito a los retos que trae la misma.

 

Por eso quedamos muy agradecidos con todos ustedes, por la oportunidad de firmar estos convenios y que el intercambio académico de investigación y profesional sea benéfico para las dos instituciones.

 

Muchas gracias por esta oportunidad.

 

- - -o0o- - -

[ Descargar ]
Proyectos de infraestructura Suscripción RSS ¿Y tu, ya estás ahorrando energía?