Discursos

25 Febrero
2015

PALABRAS DEL DOCTOR ENRIQUE OCHOA REZA, DIRECTOR GENERAL DE LA CFE, DURANTE SU PARTICIPACIÓN EN EL CONGRESO Y EXPOSICIÓN MÉXICO WINDPOWER 2015.

  

México, D.F., 25 de febrero de 2015. 

 

 

Doctor Enrique Ochoa Reza: Señoras y señores, es un verdadero honor para mí estar aquí con todos ustedes, este evento para mí guarda un especial, emotivo, y personal lugar. Este fue el primer evento al que yo asistí como Director General de la CFE hace un año, yo llevo en este trabajo un año tres semanas, y entonces me da un gran gusto estar aquí con todos ustedes de nuevo. Les agradezco mucho la invitación.  

 

Y yo quiero agradecer al señor Escofet que me ha dado también la oportunidad, como Comisión Federal de Electricidad, de poner un stand aquí en el Foro. El año pasado no había stand de CFE, y esa era una falta terrible por parte de la empresa.  

 

Hoy, gracias al apoyo de todos ustedes, ya hay un stand de CFE, y el compromiso para el año que entra es que sea más grande. 

 

Entonces, muchas gracias por esa oportunidad.  

 

Agradezco mucho a Miguel Ángel Alonso, siempre muy generoso con sus palabras, pero ha sido un promotor de la Reforma Energética aquí en México. Él y su empresa son muy importantes en el Sistema Eléctrico Nacional, y esperemos que continúen formando parte de él a partir de las nuevas oportunidades que se están desarrollando.  

 

Yo tengo una gran opinión de ustedes y un gran agradecimiento por los trabajos conjuntos que se han hecho a lo largo de estos tres años de la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto.  

 

Saludo con mucho gusto también al señor Embajador de Dinamarca en México, es un honor estar con usted.  

 

También a Steve Sawyer, que lo conocí el año pasado aquí precisamente en este Foro. Qué gusto Steve que ahora podamos platicar de la Reforma Energética, ya en la siguiente etapa.  

 

El año pasado conversábamos en un contexto de Reforma Constitucional aprobada, ahora lo hacemos ya no sólo con la Reforma Legal Aprobada, sino también con las reglas de mercado que ha referido el Secretario Pedro Joaquín Coldwell, que ciertamente están abiertas a los comentarios de todos los interesados en la industria, y que se fortalecerán a partir de espacios de diálogo, como el que nos ocupa. 

 

Qué gusto estar aquí.  

 

Bueno, un amigo de todos, Carlos Gottfried, muchas gracias Carlos. Ahorita tuve la oportunidad de conocer el auto de transformación a energía eléctrica.  

 

Muchas felicidades, cero emisiones, y tendremos una reunión para impulsarlo dentro del contexto de las electrolineras que está poniendo la Comisión Federal de Electricidad en el área Metropolitana de la Ciudad de México y el Estado de México, para que también esas instalaciones puedan ser de uso para la recarga con los automóviles que con mano de obra y tecnología mexicana se están desarrollando. 

 

Muchas felicidades.  

 

Y permítanme apoyarme de una presentación en Power Point, tengo 20 minutos, son 10 láminas, para hablar de cómo vemos en la Comisión Federal de Electricidad las oportunidades sobre energía renovable.

 

Uno de los elementos fundamentales de un sistema eléctrico, de todo sistema eléctrico, es la diversificación: la diversificación de fuentes de energía, la diversificación de tecnología, y precisamente la energía renovable nos permite a la Comisión Federal de Electricidad diversificarnos, y vamos a aprovechar esa oportunidad que nos da la Reforma Energética para hacerlo del brazo del sector privado nacional e internacional. 

 

Como ustedes ven, esta es la capacidad con la que cuenta México en energías renovables, tenemos 16 mil 148 megawatts de generación renovable.  

 

Como sabemos, el impulso que nos da la tecnología hidroeléctrica es muy importante, representa el 77 por ciento de estos números. En segundo lugar, viene la energía eólica, que es fundamental, porque además es la que registra mayor tasa de crecimiento en los últimos 15 años. La energía geotérmica está presente en 5 por ciento, pero esto es muy relevante, porque la Reforma Energética establece un nuevo marco jurídico para impulsar la energía geotérmica, y en la Comisión Federal de Electricidad aprovecharemos esa oportunidad. 

 

La energía fotovoltaica, la biomasa y el biogás representan un elemento porcentual menor, y eso obedece también al elemento tecnológico en el que se está desarrollando esa tecnología.  

 

Recordarán ustedes que uno de los retos hacia adelante, y que esperemos que lo veamos en nuestro tiempo de vida, es la capacidad de almacenamiento, que ciertamente transformará la manera en que nos aproximamos a las energías renovables en un futuro.  

 

Si pudiéramos almacenar durante el día la energía fotovoltaica para usarla en la tarde o en la noche, o en época de lluvias en un día nublado, esa tecnología tendría un uso cada vez mayor en un sistema eléctrico, tanto en México como en el mundo.  

 

Obviamente también la energía eólica se beneficiaría de mayores elementos de almacenamiento para poder aprovechar la fuerza del viento cuando exista la posibilidad de almacenarla, y usarla cuando el viento caprichoso cambie de dirección o de intensidad.  

 

Pero en lo que esa tecnología se está desarrollando en México y en el mundo, debemos de impulsar las energías renovables que ya están maduras. Una de ellas claramente es la hidroeléctrica, otra la geotérmica y la eólica, que -como he dicho- ha tenido un importante crecimiento hacia adelante. 

 

Les incorporo en esta tabla qué representa la capacidad de generación renovable dentro del parque de CFE, y es un contraste entre lo que es el sistema eléctrico nacional y lo que son los datos de lo que es el sistema que tiene CFE en generación. Esta distinción será cada vez más importante en el contexto de los mercados eléctricos a los que nos vamos a enfrentar.  

 

¿Qué vemos? En los últimos 15 años la capacidad instalada renovable en México ha crecido en 56 por ciento, es un crecimiento dramático: de 10 megawatts a 16 mil megawatts de capacidad instalada. La capacidad de CFE creció al mismo tiempo en un 24 por ciento, y aquí de nuevo distingo: los colores rojos representan lo que ha crecido la capacidad instalada de generación renovable de CFE; y la franja gris es lo que han representado los proyectos privados.  

 

Hacia adelante, en un contexto de mercado de generación de energía eléctrica, es importante revisar estas variables en su crecimiento futuro, distinguiendo las inversiones privadas de las inversiones que se podrán hacer en asociación público-privada, con la CFE, de aquellas inversiones que haga CFE de manera directa.  

 

Pero este es un dato fundamental: 56 por ciento de crecimiento en los últimos 15 años.  

 

¿De qué se compone este crecimiento? Este crecimiento en un porcentaje enorme, en 128 mil por ciento, fue el crecimiento que registró la energía eólica, porque si ustedes ven los números en 1999, había cero o uno megawatts de capacidad instalada, uno para poder hacer el comparativo numérico.  

 

Ahora la referencia es enorme: el crecimiento que ha tenido la industria eólica en México en estos años es fundamental, y eso nos permite ocupar, como país, el lugar 21 en el mundo en generación eólica, y el número dos en América Latina, solamente atrás de Brasil.  

 

Como también podemos ver, si bien la energía eólica inició en el estado de Oaxaca, hay un recorrido muy interesante de esto, nos comentaba que su primer aerogenerador fue precisamente en Oaxaca, en un proyecto de CFE. Ahora podemos ver en el mapa que hay distintos espacios territoriales que ya se benefician de la generación de energía eólica.  

 

Considero que ese también es un elemento del futuro: seguir encontrando espacios en la distinta geografía mexicana para poder desarrollar más proyectos.  

 

¿Cómo se ha comportado la generación geotérmica? A febrero de este año, México cuenta con 27 unidades en 7 Centrales Geotérmicas, con una capacidad instalada de 840 megawatts.  

 

Hay cuatro puntos principales de generación geotérmica, ciertamente Cerro Prieto, en Baja California, que es nuestro espacio mayor y más antiguo, pero también en Michoacán está el Campo Los Azufres. En Puebla está el Campo los Someros; y en Baja California Sur un Campo que acabo de visitar el viernes de la semana pasada, un Campo pequeño, pero que está iniciando la producción geotérmica ahí en Baja California Sur, a las faldas de un Volcán que estuvo activo años atrás.  

 

Vale la pena seguir explorando en distintos espacios territoriales de México el potencial que tenemos en geotermia, y más cuando la Reforma Energética establece una nueva regulación.

 

La nueva regulación contempla al menos dos elementos: por un lado, la Comisión Federal de Electricidad ha solicitado ya, el último día de enero, a la Secretaría de Energía, la Ronda Cero en geotermia, para poder solicitar los campos que consideramos que tenemos los elementos técnicos, financieros y humanos para poder desarrollarlos nosotros mismos.  

 

Esto también implica un reconocimiento de que hay abundantes campos que en México se pueden desarrollar por el sector privado nacional o internacional, de manera independiente a la Comisión Federal de Electricidad.  

 

La Ronda Cero, una vez que la Secretaría de Energía la determine, también implica que habrá Rondas 1, 2, 3 y siguientes a favor de la participación del sector privado. En esas Rondas se podrá participar por sí sólo el sector privado o asociado con la Comisión Federal de Electricidad.  

 

Asimismo, en aquellos campos en Ronda Cero que queden en reserva para la Comisión Federal de Electricidad, la Reforma Energética le permite a la CFE llevar a cabo asociaciones estratégicas con el sector privado nacional e internacional, para desarrollar ese potencial geotérmico en todo el país. 

 

12 mil 443 megawatts de capacidad instalada es lo que nos da la energía hidroeléctrica, aquí también un mapa señala que si bien hay dos entidades de la República que tienen una gran vocación hidroeléctrica, como son Chiapas con 4 mil 800 megas y Nayarit con 2 mil 460 megas, la capacidad de generación hidroeléctrica abarca gran parte del territorio nacional. 

 

Y debemos de seguir impulsándola, ¿por qué? Porque es una tecnología madura, porque es energía renovable y porque es constante; es decir, una vez que usted acumula agua puede generar energía eléctrica en la mañana, en la tarde y en la noche.

 

Y una ventaja adicional, tuve la oportunidad y eso lo comentaba yo con el señor Embajador de España en México, de visitar España un poco antes de estar en Davos, en Suiza, hace tres semanas. Y en esa visita en España tuve la oportunidad de conocer dos centrales hidroeléctricas de Iberdrola, que utilizan tecnología de rebombeo. 

 

¿Qué quiere decir esto? Que una vez que almacenan agua en la cortina y generan con esa agua, la misma infraestructura establecida en la central hidroeléctrica se utiliza cuando el costo de energía es bajo, para rebombear agua que ya se utilizó para generar energía eléctrica, rebombearla y volverla a subir al almacenaje de agua. Esto es en Salamanca, es un mecanismo de rebombeo que es sencillo, simple. Se vuelve almacenar agua en la presa original. 

 

Pero también hay otro, y este tiene que ver con almacenar esa agua que ya se utilizó para generar energía eléctrica, pero en un espacio de almacenaje distinto al almacenaje de la presa original, y se estableció en la central hidroeléctrica que fui a ver, una especie de lago artificial donde se almacena el agua adicional. 

 

Entonces, ¿qué es lo que esto nos permite tener?, son dos elementos que considero muy importantes para México en el futuro: En primer lugar, existiendo un mercado de generación de energía eléctrica, habrá diferentes precios de generación a lo largo del día.  

 

Cuando la energía sea de menor costo, en la noche, se podrá entonces utilizar esa energía para bombear agua y volverla almacenar, para volverla a rebobinar cuando la energía cueste mucho. Es decir, es un comportamiento claro de mercado para beneficio del generador y para beneficio del consumidor. Es aprovechar de manera reciclada nuestros recursos renovables. 

 

En segundo lugar, esta capacidad de almacenamiento adicional sirve para apoyar la intermitencia de los parques eólicos. Se me explicó en el centro de operaciones de Iberdrola que cuando la intermitencia se presenta en la energía eólica, el almacenamiento que se ha detectado en las hidroeléctricas de rebombeo sirve para atender esa intermitencia.  

 

Sí cumple con dos propósitos favorables en el contexto de un mercado de energía eléctrica para México.  

 

En consecuencia, la Comisión Federal de Electricidad analizará en qué centrales hidroeléctricas en México se podría establecer esta tecnología de rebombeo simple o mixto, para el beneficio del sistema eléctrico nacional. 

 

En los últimos 15 años hemos visto dos dinámicas, en términos relativos de lo que representa la energía renovable con respecto al resto de las tecnologías en generación. Claramente del 99 al 2008, la participación relativa de las energías renovables tuvo una tendencia a la baja.  

 

Si bien, como vimos en la primera lámina, cada año generamos más con energía renovable, en términos relativos con el resto de las tecnologías del 99 al 2008 perdimos espacio, perdimos 6 puntos porcentuales. Sin embargo, del 2010 a la fecha hemos tenido una tendencia favorable, hemos recuperado 3 puntos porcentuales. 

 

¿Cuál es el reto hacia adelante? Llevar a cabo las inversiones del sector privado, nacional e internacional del sector público en esta nueva empresa por todo el estado y en las asociaciones que se lleven a cabo entre el sector privado y la Comisión Federal de Electricidad. Para continuar esta tendencia en términos relativos debemos generar cada año más energía renovable, no sólo en términos absolutos como claramente lo vimos en la primera lámina, sino también en términos relativos con otras tecnologías. 

 

¿Cómo lo podemos hacer? La Reforma Energética nos da múltiples oportunidades para hacerlo: Primero, como se crea un mercado de generación de energía eléctrica, hay incentivos claros, ciertamente perfectibles, y para eso son las etapas de consulta, para poder incorporar nuevas empresas de generación en México y fortalecer la posición de aquellas empresas que ya están generando en México energía eléctrica renovable. 

 

Segundo, hay una facilidad en los temas de interconexión al sistema eléctrico nacional. Hace un momento un empresario importante me comentaba, ¿qué trámite debería de seguir con la Comisión Federal de Electricidad precisamente para poder interconectar su proyecto de generación? 

 

La buena noticia es que ya no depende de la CFE, es ahora un procedimiento que se sigue con el CENACE, un órgano independiente de la CFE que no tiene conflicto de interés y que, en consecuencia, podrá asignar a cualquier interesado generador, espacio en la red de transmisión, precisamente bajo las reglas de acceso universal que establece la Reforma Energética, y esto es muy importante para que un mercado de generación pueda crecer, pueda desarrollarse. 

 

En tercer lugar, lo mencionaba el Secretario Pedro Joaquín Coldwell, habrá certificados de energías limpias. Ese instrumento ha probado ser exitoso en otras latitudes del mundo y vale la pena esperar algunos meses más para conocer los detalles de los certificados de energía eléctrica que habrá en México. 

 

Finalmente, les comentaba la relevancia de la Ley de la Energía Geotérmica, un instrumento que nos permitirá potencializar el desarrollo de los campos geotérmicos del país. Hace un momento les señalaba los distintos campos que hay en México, a diferencia de las otras tecnologías en la geotermia, nada más participa, hasta este momento, la Comisión Federal de Electricidad, no hay participación privada, nacional o internacional. Eso cambiará con la Reforma Energética puesta en operación, y creo que es una gran noticia para México que la generación geotérmica se pueda beneficiar de la participación de múltiples generadores, privados, nacionales e internacionales, que por sí solos o asociados con la Comisión Federal de Electricidad, podamos desarrollar más campos geotérmicos para el bien de México. 

 

En temas ya específicos, este es un tema que hemos platicado ya mucho con la industria, hace un mes más o menos tuvimos la oportunidad de anunciar ocho proyectos eólicos que la Comisión Federal de Electricidad desarrollará en procesos de licitación y construcción de aquí al 2018. 

 

Para nosotros estos ocho proyectos son muy importantes, ¿por qué? Porque si incorporamos esta inversión de 52 mil millones de pesos y podemos pasar de nuestras capacidad instalada de 598 megas en generación eólica que tiene CFE, obviamente hay más de 2 mil megas incorporando al sector privado, pero con los 600 megas que tiene CFE, si le incrementamos esta inversión, vamos a más que triplicar la capacidad de generación eólica que tiene la Comisión Federal de Electricidad hoy en día. 

 

Estos proyectos se deben desarrollar con el sector privado a partir de la Reforma Energética, que nos permite establecer distintas modalidades más modernas de cómo poderlos desarrollar con el sector privado.  

 

La Comisión Federal de Electricidad está muy interesada y abierta a escuchar buenas ideas de parte del sector privado para llevar a cabo el desarrollo de estos ocho proyectos. Podríamos hacer asociaciones estratégicas en algunos casos, podríamos hacer IPP’s en otros, pero estamos muy interesados en escuchar buenas ideas del sector privado para el desarrollo de estos ocho campos. 

 

Además, en ese mismo anuncio se comunicó que el sector privado por sí mismo, Gamesa y otras empresas, harían inversiones adicionales para desarrollar parques eólicos. Creo yo que es un buen momento para invertir en México en WindPower y esperamos que así lo podamos desarrollar año tras año. 

 

Y aquí entonces una petición, por favor invítenme el año entrante y actualicemos estas cifras, veamos cómo ha evolucionado el sector eléctrico nacional. Ya estaremos encontrándonos con un mercado de generación en funcionamiento y también varios de estos procesos licitatorios tendrán continuidad y qué mejor manera de ofrecer toda la información al público que en encuentros como este o a través de la página de Internet de CFE, donde están todos estos proyectos registrados, para que podamos irlos construyendo juntos. 

 

En materia hidroeléctrica también hay inversiones por parte del CFE. En enero de este año se asignó la licitación de la presa Chicoasén II, en el estado de Chiapas. Es una central hidroeléctrica de 240 megawatts de capacidad instalada. El grupo ganador es Grupo Omega, mexicano, asociado con Sinohydro, la empresa de generación hidroeléctrica china, que construyó el proyecto tres gargantas, el más grande registrado.  

 

Y también con Sinohydro hemos tenido en CFE la oportunidad de colaborar en Ecuador. Ellos están encargados de construir el proyecto hidroeléctrico Coca-Codo Sinclair, de más de mil 200 megawatts de capacidad instalada, y la Comisión Federal de Electricidad ganó el concurso licitatorio, años atrás, en Ecuador, para supervisar esa obra, para asegurarnos que la ejecución de ese proyecto cumpla con los requerimientos técnicos que ha establecido el gobierno ecuatoriano de tiempo atrás.

 

CFE ha trabajado con el grupo Sinohydro de una manera atinada y continuaremos ese trabajo ahora en la central Chicoasén II en Chiapas.  

 

Adicional a eso, este mes de marzo de 2015 se asignará, en proceso licitatorio, por supuesto, la rehabilitación y modernización de la Central Temazcal en Oaxaca. Más adelante en el año habrá anuncios de algún proyecto adicional de generación de energía hidroeléctrica.  

 

En México, la última vez que la Comisión Federal de Electricidad ha construido dos centrales hidroeléctricas al mismo tiempo, fue en 1992. Estimamos que estamos en las condiciones, atendiendo el Programa Nacional de Infraestructura del Presidente Peña Nieto, para tener dos proyectos en esta administración.  

 

Geotermia. Les señalaba los tres campos principales que tenemos en México, tenemos buenas noticias en cada uno de ellos.  

 

Muy pronto, esperamos que en el mes de marzo, podamos inaugurar una nueva Unidad de generación geotérmica en Los Azufres, que se llama Los Azufres III, Fase 1. Tuve la oportunidad de estar en Michoacán hace dos semanas, y la Unidad está prácticamente lista, esperemos que para marzo la podamos inaugurar.  

 

Al mismo tiempo, en este año anunciaremos los procesos licitatorios para llevar a cabo una Unidad adicional en Los Azufres, que se denominará Los Azufres III, Fase 2.  

 

Asimismo, en Puebla, estaremos pronto en este año también listos para inaugurar una nueva Unidad de Generación Geotérmica y también para iniciar los procesos licitatorios de una Unidad Adicional, en Los Humeros III, Fase B. Esa estará lista para finales de este año o principios del año entrante.  

 

En consecuencia, seguiremos impulsando los desarrollos geotérmicos que ya nos están dando producción y estamos en espera de lo que determine la Secretaría de Energía, en cuanto a la Ronda Cero, para desdoblar un proyecto de inversión en geotermia importante con el sector privado.  

 

Esta curva es el consumo de combustóleo que tiene la CFE. Vean ustedes que en el 2012 hubo un incremento importante y se consumió combustóleo más que en otro año. Vean cómo del 2012 a la fecha, se ha reducido un 43% el consumo de combustóleo en la Comisión Federal de Electricidad. Eso nos ha permitido reducir en 560 millones toneladas de bióxido de carbono, las emisiones contaminantes al medio ambiente.  

 

¿Por qué es posible utilizar menos combustóleo y qué beneficios trae? En primer lugar es posible porque tenemos actualmente en México 20 meses sin alertas críticas de gas natural; es decir, tenemos suficiente gas natural en el sistema para atender a la industria y la generación de energía eléctrica, y obviamente vamos por más gas natural para poder sustituir combustibles caros y contaminantes, como el combustóleo y el diésel.  

 

Pero, además, porque hemos tenido dos años muy buenos en lluvias, que nos han permitido almacenar en las centrales hidroeléctricas del país una cantidad importante de agua, que nos ha permitido incrementar la generación de energía hidroeléctrica. Es decir, la combinación de tener acceso a agua, centrales hidroeléctricas establecidas en el país y acceso al gas natural, y el establecimiento de centrales de ciclo combinado, y reconversiones de combustóleo a gas natural, nos permiten sustituir este combustible caro.  

 

Por eso, el año que entra, permítanme tener la oportunidad de ver cómo vamos en el consumo de combustóleo. Nuestra proyección es que para el 2018 hayamos disminuido el 96% del consumo de combustóleo en México. Hagámoslo juntos, hagámoslo con más participación de energías renovables.  

 

Hidroeléctrica está haciendo su parte, pero los proyectos eólicos que están en proceso de inversión y de construcción, se sumarán precisamente a esta sustitución de combustibles, y veamos cómo esto beneficia.  

 

Vean ustedes cómo cayó el consumo de combustóleo o la generación de energía eléctrica con combustóleo en un 29%, que fue atendido por un incremento en la generación de turbogas y ciclo combinado, de 6% y un incremento de 39% en la generación de energía hidroeléctrica.  

 

Es decir, la sustitución de combustibles nos permite dejar de usar el combustible caro y contaminante, para utilizar la energía renovable o la generación de energía limpia para el bien del consumidor.  

 

Y esto, ¿cómo lo beneficia? Lo beneficia en reducción de tarifas eléctricas. Si usted contrasta la tarifa eléctrica en el sector industrial, comercial o doméstico, de febrero del año pasado, que aquí nos reunimos, a febrero de este año, los números son los siguientes: en el sector industrial, la reducción —dependiendo de la hora en que utilice usted la energía eléctrica y el consumo en distinta intensidad— es entre el 16% y el 23%.  

 

Es una reducción importante, si usted contrasta su costo de energía eléctrica a tarifa industrial en febrero del año pasado a febrero de este año. Reducción entre el 16% y el 23%.  

 

Si usted hace un consumo comercial, la variación entre febrero del año pasado y este año es de menos 14%, es una reducción del 14%.  

 

Y en el consumo doméstico, dependiendo si es usted un consumidor de bajo consumo o de alto consumo, la diferencia es entre el 2% y el 6%. La tarifa de bajo consumo, que es la tarifa más subsidiada en México, tradicionalmente crecía en cuatro puntos porcentuales cada año, para mantenerse con la inflación.  

 

Este año es el primero en el que no subirá la tarifa de bajo consumo doméstico. Lejos de esto, por decreto del Presidente Enrique Peña Nieto, bajará 2%.  

 

En consecuencia, las tarifas industriales, comerciales y domésticas, si usted la contrasta con febrero del año pasado, que aquí nos reunimos, han disminuido en distintos niveles. Y el año que entra, permítanme presentar esta gráfica para que contrastemos febrero del 14, febrero 15 con febrero del 16,  y que continúen los esfuerzos conjuntos para reducir las tarifas en México.  

 

Señoras y señores: para mí es una gran oportunidad estar con ustedes, tengo mucho interés en escuchar sus puntos de vista sobre lo que podemos hacer juntos hacia adelante para impulsar la energía eólica en México y toda la tecnología renovable que consideren ustedes desarrollar para el bien común.  

 

Muchas gracias por esta oportunidad.

 

 

- - -o0o- - - 

 

[ Descargar ]
Proyectos de infraestructura Suscripción RSS ¿Y tu, ya estás ahorrando energía?